Nuestra mejor perdida de tiempo

Piernas llenas de caminos,Orejas en las que la música habla español con acento rumano,Manos que tocaron tantas veces otras manos, pero nunca las indicadas,Ojos que aprendieron a llover y provocaron tormentas,Tantas promesas rotas por miedo de no perder, mientras perdía,Y tus “déjame ir” y “Nunca regresaré” que te llevaron otra vez aquí. Distancia de esteSigue leyendo “Nuestra mejor perdida de tiempo”