Quizás a ti también te gusta esa chica…

Eso me gusta. Me gusta que bajo ese vestido hay ese cuerpo que todos imaginan perfecto sin darse cuenta que la perfección se encuentra adentro.

¡Soy mujer!

Amo a esa mujer que aprendió a quererse aunque a veces se golpea con palabras o destruye su maquillaje por culpa de tantos idiotas.